Asamblea Nacional aprobó Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial

0
183
En lo que fue el 2020 y hasta febrero de 2021, las principales causas de siniestros de tránsito en Ecuador fueron: la distracción del conductor, no respetar las señales de tránsito y conducir superando los límites de velocidad.

La Asamblea Nacional aprobó el viernes 30 de abril de 2021, la Ley de Transporte Terrestre, Tránsito y Seguridad Vial, con 96 votos a favor y 32 abstenciones, de 128 asambleístas presentes. Con esto, la ley pasará al Ejecutivo para el veto total, parcial o su aprobación.

Las organizaciones de la sociedad civil: Consumidores Ecuador, Fundación CAVAT y Fundación Ciudadana, reconocen la voluntad política de los legisladores, en especial, por incluir algunas de las recomendaciones que hicieron al proyecto de ley en relación a los factores de riesgo prioritarios; recalcan que aún quedan muchos temas pendientes en seguridad vial y exhortan al gobierno para que la ley pueda enviarse al Registro Oficial.

El asambleísta ponente de esta norma, Fafo Gavilánez, argumentó que la ley de tránsito generará una convivencia segura en las vías del país y permitirá disminuir la siniestralidad. “Se ha dado importancia a todos quienes hacemos movilidad en Ecuador, de manera transversal, sin presiones de nadie y con el único objetivo de salvar vidas”.

Para Sarahí Maldonado, representante de Consumidores Ecuador, los avances logrados en la Ley de Tránsito se traducen en menos muertes en las calles.  “La ley incluye la reducción de velocidad en las zonas residenciales a 30 km. y se eleva a categoría de ley los 20 km. en zonas escolares. Asimismo, se regulará el uso obligatorio y correcto (abrochado) de cascos estandarizados y homologados para conductores y pasajeros de motociclistas y todo vehículo similar como scooters y bicicletas eléctricas”, expresa.

Según cifras de Fundación CAVAT, al día mueren 10 personas en las vías a causa de siniestros de tránsito, considerando las que fallecen en el lugar del siniestro y las que mueren 30 días después de haber ocurrido. “Estas cifras son alarmantes, necesitamos una ley que se adecúe a las problemáticas y desafíos actuales; por lo tanto, es una oportunidad histórica para que este gobierno dé paso a que la ley se envíe al Registro Oficial y ya en la práctica, se traduzca en reglamentos que impacten positivamente en la vida de las personas”, menciona Kléber Almeida, representante de esa organización.

En el 2020, un año pandémico, se reportaron 16.972 siniestros de tránsito, lo que causó 13.099 lesionados y 1.591 muertos in situ. Sin embargo, en años anteriores, como el 2018 o 2019, la cifra de fallecidos por siniestros calculada por Fundación CAVAT podría llegar a 3.500 ya que existiría un subregistro.

“Como sociedad civil, hemos trabajo e impulsado para que las reformas a esta ley incluyan un paquete de factores de riesgo prioritarios como disminución de velocidad, uso de cascos, cinturones de seguridad y conducción bajo la influencia de alcohol. De estos, en su mayoría han sido acogidos por esta ley; sin embargo, estamos conscientes que aún debemos seguir trabajando en muchos aspectos para generar una verdadera cultura de seguridad vial en el país, pues creemos en una ley de prevención y no de sanción”, agrega Maldonado.

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí