Chaguarurco a mediados del Siglo XIX, hoy cantón Santa Isabel

0
433
Reconocido es el dinamismo y sentir patriota de sus habitantes: Obreros, agricultores, artesanos, deportistas de aquella época, que tenían constancia en su entusiasta accionar, y entre sus ideales, la de formalizar la cantonización de Chaguarurco, que se dio años después con el nombre de Santa Isabel.

Por: José Aurelio Panamá Palacios

Ya había ocurrido tiempos atrás, el colosal derrumbe del Shyri, que arrasó con las riquezas de la mina de oro, matando a cientos de esclavos indígenas del pueblo de Cañaribamba, y al hijo del marqués Juan de Salinas.

La vida de los nativos era insoportable bajo el yugo español con el hijo de Salinas al mando; una leyenda local cuenta sobre el insufrible padecimiento de una madre indígena que no soportó el dolor al ver a sus hijos trabajando desnudos y bajo inclemencias, lanza una terrible maldición al tiempo que se orina en la cúspide de la loma, provocando con ello, un derrumbe de fatales consecuencias.

Juan de Salinas a su regreso de España, llegando a Saraguro se entera de esta tragedia que le costó la vida de su hijo y decide dar media vuelta, abandonar para siempre la mina de oro y, en su intento de limpiar su conciencia obsequia a la región un calvario de tal forma que, la imagen de Cristo Crucificado queda en Girón, la Dolorosa en Cañaribamba y, San Juan, en San Fernando.

Por el desespero y sufrida vida los nativos de Cañaribamba huyen del lugar y se asientan en una singular loma llamada CHAGUARURCO (Cerro de pencos), hoy cantón Santa Isabel, provincial del Azuay.

Cuentan que eligieron esta loma porque su vista era de ensueño y que provocaba paz en el alma y sosiego al espíritu. Hermoso resulta, ubicarse en el tiempo y configurarnos en una remontada aldea de chozas humildes y dispersas asentadas en esta colina siguiendo sus entornos curvilíneos, de calles estrechas, lodosas en invierno, polvorientas en verano, allá por los últimos años del siglo XIX y principios del XX, esta aldea se llamaba Chaguarurco.

Los nativos de Chaguarurco inician un trabajo de progreso, agrícola, artesanal y, otros. Arriban muchas familias de diferentes horizontes quienes ven en este pueblo un ambiente ideal para progresar en paz, armonía familiar y buena vecindad.

Reconocido es el dinamismo y sentir patriota de sus habitantes: Obreros, agricultores, artesanos, deportistas de aquella época, que tenían constancia en su entusiasta accionar, y entre sus ideales, la de formalizar la cantonización de Chaguarurco, que se dio años después con el nombre de Santa Isabel.

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí