En Machala se realizó I Foro de Sinodalidad Empresarial

0
291
La solidaridad como principio social y como virtud moral, debe estar presente en cada ser humano para hacer o desear el bien a los demás. El Señor Jesucristo, es el primer solidario con la humanidad, manifestó Monseñor Vicente Saeteros.

El I Foro de Sinodalidad Empresarial fue organizado por la Diócesis de Machala y se cumplió la noche del miércoles 22 de noviembre, desde las 19h30, en el auditorio del hotel Veuxor. Monseñor Vicente Saeteros Sierra, obispo en la capital orense, impartió la conferencia con el tema «Doctrina Social de la Iglesia y Sinodalidad».

El evento se convirtió en un espacio para la escucha, el diálogo y la fraternidad, para acoger la voz del Papa Francisco, quien propone una Iglesia en Comunión, Participación y Misión. Una Iglesia en Salida, cercana al Pueblo de Dios y Ecuménica, donde todos sean bienvenidos.

Monseñor Saeteros, en su conferencia manifestó que hay que dignificar la condición humana de las personas. Todos los seres humanos, sean estos niños o adultos mayores, tienen el mismo valor, un valor indeterminado porque somos únicos e irrepetibles, indicó.

La iglesia ve en el hombre la imagen viva de Dios. Valemos todos lo mismo, tengas o no dinero. El bien común es para todos, es la dimensión social y comunitaria del bien moral. Entonces, la responsabilidad de todos es trabajar por el bien común, pero para que haya solidaridad, debe haber amor en el corazón, enfatizó el obispo de Machala.

La solidaridad como principio social y como virtud moral, debe estar presente en cada ser humano para hacer o desear el bien a los demás. El Señor Jesucristo, es el primer solidario con la humanidad, concluyó Monseñor Vicente Saeteros.

El padre Vicente Romero Peña, asesor espiritual de la Comisión Sinodal de la Catedral de Machala, en la apertura del foro manifestó que es un compromiso de nosotros con Dios y con su pueblo.

¿Qué es la Sinodalidad?

El Papa Francisco está llamando a la Iglesia a redescubrir su naturaleza profundamente sinodal. Este redescubrimiento de las raíces sinodales de la Iglesia implicará un proceso de aprender juntos, humildemente, cómo Dios nos llama a ser Iglesia en el tercer milenio.

Es importante que este proceso de escucha ocurra en un entorno espiritual, que apoye la apertura tanto para compartir como para escuchar. De esta manera, la escucha mutua puede ser una auténtica experiencia de discernimiento de la voz del Espíritu Santo.

El discernimiento auténtico es posible cuando hay tiempo para una reflexión profunda y un espíritu de confianza mutua, fe común y un propósito compartido.

Significado de la palabra Sinodalidad

‘Sínodo’   es   una   palabra   antigua   y venerable en la Tradición de la Iglesia. Indica el camino por el que el Pueblo de Dios camina unido. Igualmente, se refiere al Señor Jesús, que se presenta como ‘el camino, la verdad y la vida’ (Jn 14, 6) y, al hecho de que los cristianos, sus seguidores, fueron originalmente llamados ‘seguidores del Camino’.

Marco Bíblico-Teológico del Encuentro Empresarial Sinodal

El primer encuentro empresarial se enmarca desde la perspectiva bíblica del Evangelio de San Juan, capítulo 10, versos 7 al 10: «Yo he venido para que tengan vida y vida en abundancia». En este contexto inspirador, se busca revitalizar la alegría de encontrarse como discípulos misioneros, crecer en Sinodalidad y, vivir la cultura ecuménica para continuar en el camino pastoral.

Texto inspirador

Yo soy la puerta: el que entra por mí se salvará, entrará y saldrá, y encontrará pastos. El ladrón solo entra para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia. (Juan, 10,9-10). En este texto, Jesús desarrolla varias acciones dinámicas.

  • Yo soy la Puerta. En la historia personal y comunitaria, ¿somos portadores de buenas noticias? ¿En Ecuador tenemos buenas noticias?
  • El que entra por Mí se salvará. La actual situación en Ecuador nos plantea un gran interrogante: ¿Qué hacer ante la realidad actual?
  • Encontrar Pastos. Para anunciar la libertad a todos, pastos que son esperanza, fortaleza, crecimiento, alegría, etc. Necesitamos construir un mundo fraterno, incluyente, sinodal y ecuménico.
  • Vida en abundancia. Es decir, vida con dignidad y respeto. Vivir esa «mismidad» con identidad en búsqueda de la felicidad de todos.

El Papa Francisco propone una economía centrada en la persona, ya que la persona es un ser relacional. Es decir, una economía que favorezca al bien común, la protección del medio ambiente y, ante todo, el respeto de la dignidad de la persona y su desarrollo integral.

¿Cuál es la ceguera que no nos deja ver las realidades personales, comunitarias y sociales?

Esta realidad que vivimos nos plantea un gran diálogo nacional con todos los sectores de nuestra patria. Es decir, colocarnos de pie como Jesús en la sinagoga.

“El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico. Para ser auténtico, debe ser integral, es decir, promover a todas las personas». Papa Francisco.

En este sentido, una economía bien llevada es el Kairós, es decir, el tiempo de desarrollo integral

Jesús y su realidad

La actitud de Jesús nos demuestra que es un hombre de oración y acción. Respeta las tradiciones de su pueblo y las actualiza con su presencia renovadora. Los evangelios nos indican la cercanía del Maestro con su cultura, que se enriquece en el contacto con otros pueblos y se fortalece el sentido de pertenencia.

El camino ecuménico y sinodal a partir de Jesús

El diálogo es la base necesaria para fortalecer los lazos de crecimiento y desarrollo. El encontrarnos nos ayuda: «Hacer que germinen sueños, suscitar profecías y visiones, hacer florecer esperanzas, estimular la confianza, vendar heridas, entretejer relaciones, resucitar una aurora de esperanza, aprender unos de otros».

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí