Obispos de Ecuador afirman que conflictos se solucionan con apoyo a los más pobres que claman por paz, justicia y equidad

0
334
Los obispos de Ecuador, recuerdan que los conflictos no se solucionan con las armas, ni tan solo por el camino del diálogo formal entre las partes y la mediación de los organismos internacionales, sino con el compromiso solidario, sobre todo con los más pobres, que claman por la paz, la justicia y la equidad para evitar una catástrofe humanitaria.

 

En la ciudad de Atuntaqui, jurisdicción de la Diócesis de Ibarra, se cumplió del 6 al 10 de noviembre, la 154ª Asamblea Plenaria del Episcopado Ecuatoriano. Los obispos de la Iglesia Católica, en un comunicado, afirman que no son ajenos a los terribles conflictos bélicos que se están viviendo en diversas partes del mundo, especialmente en Ucrania y la franja de Gaza. Igualmente, les preocupa la inseguridad social en que viven las ciudades de Ecuador, que pone en serio peligro la vida humana, la convivencia social y la frágil economía de muchas familias que se ven forzadas a emigrar y a cerrar sus negocios.

Recuerdan que los conflictos no se solucionan con las armas, ni tan solo por el camino del diálogo formal entre las partes y la mediación de los organismos internacionales, sino con el compromiso solidario, sobre todo con los más pobres, que claman por la paz, la justicia y la equidad para evitar una catástrofe humanitaria.

El Papa Francisco recuerda, “la paz es un trabajo artesanal”; por ello, los obispos de Ecuador invitan a los colegios, a las familias, parroquias, barrios y ciudades, que sean lugares donde se vive, se construye y se enseña la cultura de paz. Las armas no nos llevan a la paz.

La vida es un don de Dios; por ello, nadie tiene derecho a quitarla o a decidir cuándo morir. En este sentido, el “aborto, la eutanasia y el suicidio deliberado degradan la civilización humana, deshonran más a sus autores que a sus víctimas y son totalmente contrarias al honor debido al Creador” (Samaritanus Bonus-2020). Pedimos al Estado ecuatoriano, que reconozca, defienda y garantice la vida para todas las personas desde su concepción hasta su muerte natural, mejorando los servicios sanitarios, señala el comunicado del episcopado.

Durante la Asamblea Plenaria de los obispos de Ecuador, los delegados al Sínodo sobre la Sinodalidad, realizado en El Vaticano, en octubre pasado, compartieron sus vivencias y presentaron el documento de la síntesis para su estudio en las parroquias eclesiásticas, comunidades religiosas, grupos laicales y en todas las instancias diocesanas.

La Asamblea de obispos, luego de evaluar las diferentes actividades de las comisiones episcopales, a partir de unas prioridades, señaló las directrices pastorales para el trienio 2023-2026.

  • Vivir la Misión evangelizadora en comunión y participación de todo el pueblo de Dios: laicos, consagrados, diáconos, presbíteros y obispos.
  • Continuar con el proceso sinodal de escucha y discernimiento, que concluirá en octubre de 2024, siguiendo preferentemente el método de la conversación en el Espíritu.
  • Asumir la preparación y la celebración del 53º Congreso Eucarístico Internacional, que se realizará en Quito en septiembre de 2024, con el lema: “Fraternidad para sanar el mundo”.

Los obispos de Ecuador invocan la bendición de Dios para las nuevas autoridades de las funciones legislativa y ejecutiva, que desde la próxima semana asumirán la responsabilidad de buscar, junto con el pueblo, las grandes soluciones de los problemas sociales, económicos y ecológicos, que afectan especialmente a los más pobres.

El comunicado de la 154ª Asamblea Plenaria del Episcopado Ecuatoriano concluye «Que el Sagrado Corazón de Jesús, cuyo 150 aniversario de Consagración del Ecuador lo celebraremos en el 2024, mire con misericordia a nuestro pueblo; y que la Santísima Virgen María nos alcance de su Hijo el don de la reconciliación y la paz.»

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí