Presidente Guillermo Lasso anunció nuevo estado de excepción

0
413
El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció la noche del lunes 18 de octubre, el apoyo absoluto que otorgará el Gobierno Nacional a las fuerzas del orden para combatir la delincuencia e inseguridad en el país.

El presidente de la República, Guillermo Lasso, anunció la noche del lunes 18 de octubre, el apoyo absoluto que otorgará el Gobierno Nacional a las fuerzas del orden para combatir la delincuencia e inseguridad en el país.

Para ello, dispuso la implementación de contundentes decisiones, como parte del Plan Nacional de Seguridad: estado de excepción en todo el territorio nacional, presentación del proyecto de Ley de Defensa del Deber de la Fuerza Pública, creación de la Unidad de Defensa Legal de la Fuerza Pública y conformación de un comité interinstitucional para prevenir, detener la adicción, y reinsertar a la sociedad a consumidores de sustancias.

“Somos un país muy diverso, pero todos tenemos algo en común: queremos un Ecuador seguro para vivir tranquilos. Sin seguridad no hay desarrollo; no habrá creación de oportunidades posible”, afirmó el Jefe de Estado. Por eso, manifestó que con el mismo ahínco con el que el Gobierno del Encuentro enfrentó al coronavirus ahora lo hará contra el crimen y la inseguridad.

Como primer paso, mediante Decreto Ejecutivo N° 224, el Jefe de Estado dispuso el estado de excepción en todo el territorio nacional durante 60 días. “Nuestras fuerzas militares y policiales se sentirán con fuerza en las calles”, exclamó el Mandatario. Esta decisión se fundamenta en las circunstancias que han afectado gravemente a la ciudadanía debido al aumento en la actividad delictiva y tiene como finalidad precautelar los derechos de las personas y controlar las circunstancias de inseguridad que se han generado; así como restablecer la convivencia pacífica y el orden público.

El decreto contempla disponer la movilización de las Fuerzas Armadas en las provincias de El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de Los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos para complementar las funciones de la Policía Nacional de: control operativo en los ámbitos requeridos de seguridad ciudadana, protección interna, prevención del delito y orden público; y realizar operativos de control, registros, requisas en casos de porte de armas y sustancias sujetas a fiscalización. En el resto de provincias, la Comandancia General de la Policía coordinará acciones con las entidades públicas en territorio para reforzar vigilancia y prevención del delito.

Consecuentemente, a fin de respaldar el accionar de los uniformados, se creará la Unidad de Defensa Legal de la Fuerza Pública, entidad que se dedicará exclusivamente a la protección de aquellos miembros de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas que sean demandados por simplemente cumplir con su deber: “la ley debe intimidar al delincuente, no al policía (…). Este Gobierno indultará a todos aquellos que hayan sido injustamente condenados por haber cumplido con su labor. Nuestros jueces deben garantizar la paz y el orden, no la impunidad y el crimen”.

Además, en los próximos días el Ejecutivo enviará el proyecto de “Ley de Defensa del Deber de la Fuerza Pública” dedicado a respaldar a los agentes del orden, con ello se “desplegará, coordinará, protegerá y unirá a todas las fuerzas del orden para llevar a cabo una sola misión: devolver la seguridad a los ciudadanos”.

Asimismo, el Presidente hizo énfasis en la necesidad de combatir el consumo de drogas, problema social derivado del narcotráfico que ha sumido a muchos jóvenes a vivir bajo la adicción de sustancias. Para ese propósito se conformará un Comité Interinstitucional entre todos los ministerios del frente social y la Secretaría de Derechos Humanos, que producirá acciones concretas para prevenir, detener la adicción, y reinsertar a consumidores en la sociedad. En este contexto Lasso hizo un llamado a sumar esfuerzos y voluntades para sacar del Ecuador “las garras de la delincuencia” que han segado vidas inocentes como las de un niño.