Se celebró a la Virgen de la Natividad de Chilla

0
471
El cantón Chilla está bajo la advocación mariana más representativa de la provincia de El Oro, con una veneración que convoca en tiempos normales a más de 40 mil feligreses cada año.

Una vez más, debido a la pandemia del coronavirus, no hubo procesión ni romería. Pero no por ello el amor por “La Patrona de El Oro” deja de latir con fuerza en septiembre, el mes grande de su celebración.

El cantón Chilla está bajo la advocación mariana más representativa de la provincia de El Oro, con una veneración que convoca en tiempos normales a más de 40 mil feligreses cada año.

Popularmente conocida como «La Patrona de El Oro»,  esta imagen cautiva a propios y extraños, entre extranjeros  y peregrinos de diferentes provincias del país.

En esta fecha era normal ver multitudes caminar hacia el santuario, desde Quera Centro. Una travesía de aproximadamente 45 km. Amigos y familias en grupos buscaban tener un acercamiento con la imagen de la virgen para agradecer por las bendiciones y la intercesión a milagros de Dios.

El año pasado se supo llegar a sus hijos con bendiciones desde el aire, que por gestiones del alcalde del cantón, Richard Cartuche a través de las Fuerzas Armadas, un helicóptero sobrevoló diferentes cantones con la sagrada imagen.

Sin romerías ni procesiones

El encargado de anunciar las condiciones de la celebración de la Virgen de Chilla en 2021 fue el Comité de Operaciones de Emergencia de Chilla. En los primeros días de septiembre, este organismo tomó la decisión que no habrá romerías ni procesiones debido a la pandemia del coronavirus, considerando la afectación de Salud por las diferentes variantes del COVID-19. El presidente del organismo, el alcalde Richard Cartuche manifestó su preocupación ante posibles aglomeraciones y el incumplimiento de las normas de bioseguridad como el respeto del distanciamiento social, uso mascarillas para prevenir el contagio masivo del COVID-19.

Luis Quiñones, nativo del cantón Naranjal, de la provincia del Guayas nos indica que lleva 18 años visitando a la Virgen , solo el año pasado no pudo asistir, ya que el cantón se encontraba en semáforo rojo y se restringió la entrada. «Siempre vengo en moto, con mi esposa e hija. Me parece muy bien el protocolo aplicado por las autoridades. Estuvo todo bien organizado, nos vamos contentos porque pudimos ver a nuestra virgen». Acotó.

Misas virtuales y campales

Como alternativa, fue el seguimiento de la fiesta a través de las plataformas virtuales. Desde el «Santuario Mariano de Chilla» se trasmitieron las diferentes misas campales.

Pedro Loayza, párroco del cantón, felicitó la organización «evitar el ingreso de motorizados y automóviles fue oportuno, así evitamos la ocupación de espacio y mantuvimos una prudente distancia».

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí