Teología de la calle: Agradecimiento – Bodas de Perla

0
266

Por: P. Vicente Aníbal Romero Peña

El Apóstol Pablo nos dice «todo lo puedo en aquel que nos conforta» (Romanos 8). De una manera grata y fraterna, desde la perspectiva misionera quiero agradecer a todos los hermanos y hermanas que se vincularon a mi celebración de los 30 años de mi vida sacerdotal.

No era simplemente una celebración, era un vínculo para fraternizar a mi familia carnal y a mi comunidad eclesial.

Vivimos en una sociedad fragmentada, dividida y es por eso que las familias no deben perder la ocasión de bodas matrimoniales, cumpleaños, aniversarios, etc., para crear vínculos de amistad y solidaridad.

Los discípulos de Jesucristo que somos todos los bautizados, debemos de aprovechar la ocasión para celebrar la vida, porque Jesucristo nos dijo en Juan 10:10 «yo he venido para que tengan vida y vida con dignidad».

Son 30 años de camino espiritual, de servicio a la comunidad global, para mi como misionero y para todo cristiano no tenemos fronteras, somos sin fronteras, tenemos un espíritu universal y amamos nuestra casa común.

Agradezco a todos los catequistas, monaguillos, ministros de la comunión, servidores de la palabra, grupos apostólicos, a nuestro Obispo Ángel Sánchez, a mis hermanos sacerdotes que me acompañaron en una celebración netamente misionera.

Este acontecimiento es una motivación para los jóvenes, chicos y chicas, para que vislumbren en sus vidas una cercanía con el Señor y un motivo para que desarrollen su vocación misionera, su vocación sacerdotal.

Mi madre, mi familia, mis amigos son la clave para alimentar la vocación.

Desde cualquier lugar del mundo donde nos encontremos, sigamos descubriendo el rostro maternal y paternal de Dios.

La mamá de Jesús, María seguirá siendo la estrella de la evangelización y un motivo para seguir amando.

No son los actos, ni los hechos que te hacen seguidor de Jesús, es tu vida que implica todas las limitaciones que nos hace cercanos al Dios de la vida.

Muchas gracias a todos los amigos, amigas, familia que de una manera u otra se vincularon a esta celebración activa de mis BODAS DE PERLA.