Teología de la calle: Economía de Comunión, Participación y Misión

0
1979

 

Por: P. Vicente Aníbal Romero Peña

Recuerdo mis estudios de Economía y Teología, en la Universidad Bíblica Latinoamericana, en San José de Costa Rica. Uno de mis profesores sostenía que entre economía y teología no hay contradicción. Ya que la historia, es una historia de economía de salvación. Este maestro fue Frank KinkelMert, junto a Enrique Dussel.

La economía, es decir la administración de la casa, debe estar centrada en el ser humano. Una economía, que ayude al desarrollo integral del ser humano. Esta economía del Papa Francisco, intenta poner en marcha un proceso global de reflexión, sobre una forma diferente de hacer economía y empresa sustentada en una clara convicción: la necesidad de incluir en la nueva narrativa económica otros términos, propósitos y protagonistas.

Hacer realidad esta narrativa, requiere iniciativas capaces de incorporar otros elementos económicos, que desarrolle la integralidad del ser humano y de su entorno en el que se desarrolla.

En este propósito, la economía de Francisco, confiere una búsqueda más elevada y trascendente. Por ello nos lleva a replantear todos los actuales modelos económicos, y buscar la necesidad de dar una alma a la economía del mañana, sugiriendo, de algún modo un razonamiento diferente en su valoración. Una economía que vuelva a echar raíces en el corazón desde donde brotó la misma vida empresarial. Todo esto a propósito del Foro Empresarial, que se desarrollará hoy 22 de noviembre en la ciudad de Machala.

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí