Teología de la calle: Tarifas del servicio de agua potable y energía eléctrica

0
303

Por: P. Vicente Aníbal Romero Peña

Estamos consternados, tristes, angustiados, desesperados, porque la violencia institucional de la alcaldía por el agua potable, del gobierno a través de la Empresa Eléctrica sigue estafando, mintiendo, robando a la población más pobre de nuestra provincia y de nuestro Ecuador.

No es posible que las tarifas de agua potable que vienen junto al alcantarillado en los tiempos de pandemia del mes de marzo, abril, mayo, junio, vienen alteradas, es decir robando, violentando, induciendo de parte de la alcaldía de la ciudad de Machala.

No somos violentos, los violentos son las autoridades que nos inducen a realizar actos de indignación y reproche por robar y mentir a nuestra comunidad.

Basta ya, de una alcaldía indolente, inmisericorde que quiere estafar y robar al pueblo de la ciudad de Machala.

Queremos pagar lo que nos corresponde, por eso alzamos la voz, están robando, están mintiendo, están insufructando de los pobres de nuestra ciudad.

Los violentos son: el alcalde, los concejales, que están induciendo a que el pueblo se levante y explote ante estas injusticias.

No más robos, no más testaferros, no más estafadores de la política pública, de la política nacional.

Como hombres y mujeres de iglesia y con el espíritu de San Romero, invocamos y llamamos a que se replanteen todas las actitudes antihumanas y anticristianas.

El Papa Francisco nos recuerda que todos somos responsables de nuestra CASA COMÚN, es decir de nuestra ciudad.

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí