Volando bajo: El Patio de Monipodio

0
202
Periodista, Héctor Romero Crespo

Por: Héctor Romero Crespo

Vicente Vega en su diccionario de citas literarias hace referencia a una de las “novelas ejemplares” de Miguel de Cervantes que de mayor popularidad goza: Rinconete y Cortadillo. Su principal escenario es un “pequeño patio ladrillado, que de puro limpio y aljimifrado parecía que vertía carmín de lo más fino.” Y con santos barones de huéspedes. Se trata del patio de Monipodio, lugar que ha quedado como punto de comparación y no precisamente para destacar la honradez ni buenos tratos, ni para exaltar la limpieza y brillantez de los patios y otros recintos cualesquiera; sino para indicar lugar de escándalo, en particular si entre los concurrentes abundan o prevalecen los aficionados a ganancias rápidas, en cualquier tiempo y en cualquier lugar, sin fijarse en modos y maneras.

El Patio de Monipodio era una cofradía, una congregación, una confraternidad, según sus miembros, de “hombres de verdad, y muy honrados, y de buena vida y fama, temerosos de Dios y de sus conciencias, que cada día oían misa con extraña devoción.” Todo esto era sólo vano discurso, palabrería barata. En realidad, ese lugar, estaba representado por “el más rústico y deforme bárbaro del mundo”. A ese patio llegaban visitas perversas, perniciosas y disolutas y mentirosos compulsivos. El robo y robo ocupan el lugar central de sus pláticas. Allí planeaban todas sus satrapías. Ahí se pensaba que el hurto era un oficio libre, muy calificado y generoso.

Sí, últimamente los predios de Carondelet y la Asamblea se han convertido en sitios de escándalo y bochorno: Donde quiera que apliquemos el dedo brota pus, decía el célebre escritor peruano en el Perú de su tiempo. Sí, amigos, brota pus en los hospitales estatales y en los del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y no precisamente porque en estos momentos aciagos nos ataca con inclemencia la pandemia, sino porque en plena emergencia sanitaria y, mientras las autoridades sanitarias nos indican que nos quedemos en casa, truhanes novicios y con maestrías, filibusteros sin alma ni conciencia, roban a diestra y siniestra.

Escapa pus en el servicio exterior donde familiares del Presidente, de altos funcionarios del régimen y periodistas mercantilistas chupamedias y cambia pañales, sin ningún mérito, disfrutan de becas en el exterior, o sea, sin hacer nada ganan sueldos escandalosos, mientras a todos los trabajadores estatales y privados se les rebaja el sueldo sin reparo alguno.

Hiede, por otro lado, la justicia venal amancebada con el poder de turno; donde su acción paralítica fomenta el delito, y permite que delincuentes de saco y corbata continúen campantes vociferando su honestidad a toda prueba. Apesta el Contralor y su descontrol, ilegítimo y autoproclamado; hastía la incompetencia de la Fiscal con su baja nota evaluatoria vergonzosa y su complicidad por su inmovilidad.

Despide olores desagradables el régimen por su alta violencia en aplicación de medidas económicas que desprecian e humillan al ecuatoriano común: baja de salarios, liberalización de costos de combustibles, sometimiento al Fondo Monetario Internacional, precarización de la salud y de la educación, favorecimiento a grandes empresarios y banqueros…

Surgen entonces, como alternativa a la desinformación de los medios tradicionales pautados, las redes sociales que resumen con erudita sapiencia popular las cuatro cualidades del representante de esta confraternidad del Patio de Monipodio: Cuando habla miente; cuando promete no cumple; cuando confían en él traiciona; y que como gobernante es un perfecto inepto.

No creo que haya ecuatoriano sensato que no le duela lo que estamos pasando; este dolor moral, de desesperanza y de odios enfermizos, que ha roto a la Patria; panorama insensible, que lleno de pánico, nubla el camino hacia el futuro de nuestros hijos y nietos.

¡Ojalá que este gran dolor moral, causado por incapaces física y mentalmente, por felones, arribistas y pendencieros, propios de estos patios de Monipodio, encierre una gran enseñanza!

Escribe aquí tu comentario

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí